Todo es cuestión del destino novela

Todo es cuestión del destino novela

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón.Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


Libros A Descargar Gratis

Todo es cuestión del destino novela

Todo es cuestión del destino novela Miniread

Urbano
Amor destinado

La novela Todo es cuestión del destino es una historia de romance, los protagonistas son Laura y Elio.

Lectura de prueba de novela Todo es cuestión del destino

Afuera del quirófano había un hombre y una mujer.
—¡No fui yo, Elio! ¡No empujé a tu madre! ¡Fue Nancy! ¡Ella lo hizo! E…ella… —Ante la mirada penetrante y furiosa de Elio, a Laura le tembló la voz.
Tenía sangre en el rostro. Antes de que pudiera terminar, Elio la tomó del cuello delgado, sus ojos evidenciaban su furia asesina.
—¿Nancy empujó a mi madre? ¿Estás diciendo que ella se tropezó, se cayó, y murió solo para poder culparte?
Sofocada, Laura trató de soltarse de su agarre, pero fue en vano. Tenía el rostro enrojecido, pero se rio.
—¿Y qué hay si se murió? ¡Ese no es mi problema! ¡Ella fue la que empujó a la señora Pasquier! Si muere, es castigo divino.
—Entonces si te mato ahora mismo, es tu castigo divino —soltó Elio.
—¿Por qué no me crees, Elio? —rugió Laura.
Elio la miró de forma amenazadora, sus ojos parecían los de un demonio aterrador.
—¿Por qué debería confiar en ti, Castillo?
«¿Por qué debería confiar en ti?» Una simple pregunta, pero una sentencia de muerte para ella. «Elio, ¡te he amado durante diez años! Dijiste que querías casarte conmigo. Lo prometiste. ¿Por qué? ¿Por qué te enamoraste de otra persona en tan solo tres años? ¿Por qué te enamoraste de la maldita de Nancy?»
Laura se mordió el labio, se estaba quedando sin aire. Justo en el momento en el que creyó que Elio la asfixiaría, se abrió la puerta del quirófano y la soltó como si fuera una muñeca de trapo; la cabeza de Laura golpeó contra la pared y comenzó a sangrarle la frente. Después de que se pusiera de pie, el doctor anunció solemne:
—Lo siento. La señora Pasquier cayó desde una altura peligrosa y el impacto le causó una hemorragia interna en el cráneo y falleció. En cuanto a la señorita Quintero, la operación fue un éxito, pero todavía no está fuera de peligro.
……

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.