DEMASIADO APRETADO de Kinky Fielding

DEMASIADO APRETADO de Kinky Fielding

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY ¬ŅUn √ļltimo baile, milady? de Megan Maxwell¬†

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversi√≥n. Locura.Vuelve a so√Īar con la nueva novela de la autora nacional m√°s vendida...

DESCARGAR AQU√ć


Libros A Descargar Gratis

DEMASIADO APRETADO de Kinky Fielding pdf

DEMASIADO APRETADO de Kinky Fielding pdf descargar gratis leer online

En estas páginas traviesas, descubrirás un montón de historias eróticas calientes y prohibidas que harán que tu noche se estremezca una y otra vez.
Mime su mente sucia con cada cuento f√©rtil, garantizado para hacer que su coraz√≥n lata y sus manos vaguen …

¬ŅA qui√©n no le encanta hablar sucio y qu√© habla m√°s sucio que un orgasmo? Un orgasmo exige atenci√≥n. Preg√ļntale a cualquiera. La puta de la esquina de la calle. El chico del bar sonri√©ndote. La vibraci√≥n de un vag√≥n de tren que hace que te muevas contra la rugosa tela del asiento.

Con un mill√≥n de voces, un orgasmo desata nuestras lenguas, provocando los deseos que en compa√Ī√≠a de cortes√≠a nos dar√≠a demasiada verg√ľenza revelar. O de los que nunca supimos. Antes de casarnos, mi esposo y yo sol√≠amos tener mucho sexo telef√≥nico. Toneladas de cosas. Usamos palabras como juguetes sexuales; palabras sucias, palabras sucias. Nuestras fantas√≠as simplemente se desbocaron.
Nada de este ¬ęte amo¬Ľ o ¬ęte extra√Īo¬Ľ.
No.
Quería escuchar las formas más sucias posibles en las que él me deseaba, y él quería saber todas las cosas sucias que yo quería hacerle a cambio.
Comienza de manera bastante inocente. ¬ę¬ŅQu√© llevas puesto?¬Ľ La respuesta a la cual, ¬ęEse sost√©n negro y bragas que me compraste en Roma¬Ľ, fue una mentira. ¬ę¬ŅMedias?¬Ľ ¬ęS√≠, medias¬Ľ, dec√≠a, tratando de quitarme los pantalones de jogging con una mano.
Entonces, si alguna vez ha tenido sexo telefónico, conocerá el poder de las palabras; palabras sucias, a veces desagradables. Palabras de las que, la mayoría de las veces, rehuirías si estuviéramos juntos en la misma habitación.

Pero en una l√≠nea telef√≥nica, a altas horas de la noche, no hay claridad de pensamiento. Sin filtro de verg√ľenza.

Pero eso fue hace unos a√Īos. Ahora, tengo un marido que ronca en la gentil dicha del sue√Īo posorg√°smico. Un hombre que a veces, cuando mis sue√Īos er√≥ticos rompen mi letargo nocturno, me marcho. El aire fr√≠o ba√Īa mi cuerpo desnudo y me voy a mi habitaci√≥n.
Escribo en una habitaci√≥n del √°tico. Lejos de las miradas indiscretas y, a veces, de los o√≠dos indiscretos. ¬ŅTe gustar√≠a unirte a m√≠…?

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.