El Amante Sumerio de Esther Llull

El Amante Sumerio de Esther Llull

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY ¿Y si lo probamos...? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romĂĄntico-erĂłtica tan ardiente que se derretirĂĄ en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura.Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional mås vendida...

DESCARGAR AQUÍ


Libros A Descargar Gratis

El Amante Sumerio de Esther Llull pdf

El Amante Sumerio de Esther Llull pdf descargar gratis leer online

«Amar es superar esa resistencia hacia el inconsciente que los sumerios, como gran cultura, entendieron tan bien».
Ingrid, profesora de FilosofĂ­a e Historia de las Religiones viaja desde BerlĂ­n hasta Bagdad para investigar mĂĄs acerca de la historia de la cautivadora diosa sumeria, acadio-asiria y babilĂłnica, Inanna e Ishtar. Pretende demostrar que existiĂł una Ă©poca donde reinaba el matriarcado y las culturas con reinados ginecocrĂĄticos.

AllĂ­ conoce al investigador lingĂŒista americano Hilmar que muestra una humildad y una sabidurĂ­a que harĂĄn que poco a poco gane su amistad. Ingrid pretende basarse en la presencia de unos reinos donde las deidades eran femeninas, como la gran Diosa Madre. Asimismo explora en la transiciĂłn que tiene lugar de unos dioses maternos a unos dioses paternos, a travĂ©s de la mitologĂ­a clĂĄsica griega, de los hĂ©roes Orestes y Teseo ante el Minotauro, y la diosa Atenea y el dios Dionisos. Ottfreid es tambiĂ©n un profesor, que con sus oscuros ojos que crecen y rebosan sinceridad, trata de llamar al corazĂłn de Ingrid.
La Diosa Madre y Demeter Erinys son adoradas reverencialmente y representan a las Erinias o derecho de la sangre y de las furias por defender la línea genealógica de la madre. Es una fuerza de verdadera vida porque es vida sacrificial que se derrama, contrapuesta a otras fuerzas que surgirån después en Occidente, pero que se relacionan con ella a través las diosas Demeter e Ishtar, en la figura de diosa-mujer-madre.
«En la Ă©poca prehistĂłrica cuando la humanidad era pequeña, la duraciĂłn de la vida corta y la mortalidad infantil grande, la capacidad reproductora de la mujer fue la principal oportunidad de supervivencia para el clan, la horda o la estirpe. Se recelaba, no obstante, de la fertilidad femenina, no reconocida aĂșn como una consecuencia del apareamiento, sino como la intervenciĂłn de un poder numinoso, lo que otorgĂł a la mujer una especial significaciĂłn, un carĂĄcter mĂĄgico. Ella era un misterio primordial. El padre, por el contrario, seguĂ­a siendo desconocido, tanto como el dios padre. La Gran Madre, sin embargo, no estĂĄ ligada sĂłlo con la tierra, con lo telĂșrico. Su destello se extiende, ya entre los sumerios, “por la ladera del Cielo”, es “Señora del Cielo”, diosa de la estrella Ishtar, la Estrella de la Mañana y el Atardecer, con la que es identificada hacia el 2000 a. C., es Belti, como tambiĂ©n la denominan los Babilonios, es decir, literalmente, “Nuestra Señora”; es segĂșn Apuleyo, “señora y madre de todas las cosas”, la santa, clemente y misericordiosa, la virgen, una diosa que, sin quedar embarazada, da a luz».
estherllull com

PREPARANDO LA DESCARGA…

En unos instantes podrĂĄs disfrutar de tu libro

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cĂłmo se procesan los datos de tus comentarios.