El ni├▒o secreto de los Dal├ş de Jos├ę ├üngel Monta├▒├ęs Berm├║dez

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY Vaya vaya, cómo has crecido de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con la historia de Raquel, una joven periodista a la que le encargan entrevistar al guap├şsimo actor de moda Manuel Beltr├ín.

Cuando surge la magia entre dos personas, el único que manda es el corazón. Lo que comenzó como una entrevista se convertirá en un tremendo asedio al corazón...

DESCARGAR AQU├Ź


El ni├▒o secreto de los Dal├ş de Jos├ę ├üngel Monta├▒├ęs Berm├║dez

Joan Figueras i Oliveras ten├şa 5 a├▒os cuando pas├│ su primera noche en Port Lligat, en casa de los Dal├ş.
UNA HISTORIA JAMAS CONTADA.

Era el verano de 1948, Salvador y Gala acababan de regresar de su estancia de casi diez a├▒os en Estados Unidos; all├ş, Dal├ş ya se cotizaba, mientras que en Espa├▒a era un desconocido. Dal├ş escogi├│ a Joan como modelo para realizar el Ni├▒o Jes├║s de┬áLa Madonna de Port Lligat┬á(representada por Gala). Eso motiv├│ a que Joan pasara muchas horas posando para el pintor y la pareja le termin├│ cogiendo cari├▒o, a pesar de la animadversi├│n p├║blica que mostraban ambos ante los ni├▒os, pero Joan era muy guapo, extrovertido y listo. A partir de ese verano, el ni├▒o vivi├│ pr├ícticamente en las sucesivas barracas que los Dal├ş iban comprando a los pescadores, y se cre├│ una relaci├│n ├şntima, familiar, que se prolong├│ hasta la muerte Gala en 1982 y Dal├ş se traslada a P├║bol.

Joan se convirti├│ en modelo para otros cuadros, como┬áLa ├║ltima cena, que Dal├ş iba pintando durante sus estancias veraniegas en Port Lligat y vendiendo en Estados Unidos, donde pasaban los inviernos. Esa convivencia provoc├│ que el ni├▒o apareciera en decenas de fotograf├şas junto a los Dal├ş, e incluso en actos p├║blicos y en reportajes period├şsticos en el extranjero. En toda esa documentaci├│n sorprenden las muestras de cari├▒o por parte de una pareja que no hab├şa tenido hijos y que parecen tratarlo como tal: le ense├▒an a pintar y a hablar franc├ęs (el ├║nico idioma que hablaba Gala), lo educan (hasta el extremo de que Joan com├şa incluso la fruta con cubiertos), le escriben cartas cari├▒osas y cada a├▒o le traen regalos que en Espa├▒a eran alucinantes.

Sus padres eran los guardianes de la finca de los Cus├ş (due├▒os de Laboratorios del Norte) en Cadaqu├ęs, y accedieron a que Joan conviviera con los Dal├ş durante los meses en que estos resid├şan en Espa├▒a.

Joan Figueras no quiso contar nunca su historia, y a su muerte, Jos├ę ├üngel Monta├▒├ęs pudo conocerla a trav├ęs de su viuda que le ha dado permiso para utilizar fotos in├ęditas, im├ígenes de la intimidad familiar de los tres con amigos, en su casaÔÇŽ

Nadie hasta el momento se pregunt├│ nunca qui├ęn era ese ni├▒o que parec├şa de la familia, este libro lo desvela.

Esta historia real avala que, leyendas y chismes aparte, la porci├│n de la vida daliniana que aqu├ş se recoge est├í m├ís cerca de la realidad cotidiana que los propios diarios del genio y, desde luego, que toda la parafernalia que ├ęl mismo pon├şa en marcha cuando les dec├şa a los suyos ┬źAhora voy a hacer de Dal├ş un rato┬╗.

Biograf├şa del autor

Jos├ę ├üngel Monta├▒├ęs Berm├║dez (Murcia, 1962). Periodista e historiador, licenciado en Prehistoria e Historia Antigua por la Universidad de Barcelona y diplomado en Restauraci├│n por la Diputaci├│n de Barcelona.

Desde 1990 trabaja en el diario┬áEl Pa├şs. Hasta 2007 como documentalista y desde entonces en la secci├│n de Cultura donde es el responsable de Arte y Patrimonio en Catalu├▒a. Ha realizado un seguimiento exhaustivo de conflictos patrimoniales como el de las obras de arte de la herencia de Julio Mu├▒oz Ramonet; el que enfrenta a Catalu├▒a y Arag├│n por las obras del Monasterio de Sijena, en Huesca, o el descubrimiento del claustro rom├ínico de Palam├│s en 2012, entre otros muchos. Ha publicado un buen n├║mero de art├şculos sobre Antoni Gaud├ş y su obra y otros artistas como Pablo Picasso, Joan Mir├│ y Salvador Dal├ş.

ENLACES PATROCINADOS




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c├│mo se procesan los datos de tus comentarios.