Enamorada de un Sacerdote de K.Pire

Enamorada de un Sacerdote de K.Pire

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

Ya Disponible DĂ­melo Con Besos (DĂ­melo bajito 3) de Mercedes Ron

La autora superventas Mercedes Ron está de regreso... Tras el gran éxito de su nueva serie DÍMELO con Dímelo Bajito y Dímelo En Secreto que ya ha cautivado a millones de lectoras, llega la tercera parte que cierra la trilogía Dímelo Con Besos

DESCARGAR AQUĂŤ


Libros A Descargar Gratis

Enamorada de un Sacerdote de K.Pire pdf

Enamorada de un Sacerdote de K.Pire pdf descargar gratis leer online

En el texto hay:amor de dos, amor accion locura peligro misterios, amor adolecente aventuras y humor

Sinopsis del libro «Enamorada de un Sacerdote.»

Si el amor es un pecado, entonces por él me convertiré en la peor pecadora.

Ir a la iglesia todos los domingos, ha sido una de las costumbres (tradiciones) de mi familia durante muchos años, como católicos este un día muy importante y de respeto.

Mis padres se encargaron de inculcarnos buenos valores, costumbres y de que siguiéramos la religión.

Cuando era bebé me bautizaron, a los diez años hice mi comunión, ya saben con el hermoso vestido blanco y la celebración, dos años después la confirmación y según mi madre después que termine la universidad, tengo que cumplir el próximo sacramento: casarme pura y casta.

No me molestaba ir a misa ya que estaba acostumbrada y me gustaba escuchar la palabra de Dios, aunque en ocasiones no le prestaba mucha atenciĂłn.

No me malinterpreten, pero el párroco de nuestra iglesia ya estaba algo mayor y cuando predicaba me producía mucho sueño. No mentiré diciendo que sigo todos los mandamientos, eso sería imposible
»en la actualidad casi nadie lo hace« Pero trataba en la medida de lo posible respetar a mis padres, no mentir, asesinar, ser infiel y todo eso.

Aunque no podía ser infiel ya que había terminado con mi novio oficial desde hacía un mes. Pero cuando lo tenía nunca lo fui, hay una cosa que si me encargó de seguir y es llegar virgen al matrimonio, a mis 19 años no me da vergüenza serlo y debo admitir que me a costado pero aún sigo creyendo que mi virtud será para ese “hombre especial».

Muchas veces, estuve a punto de tener relaciones con alguien, pero recordaba las malas experiencias de mis compañeras y enseguida me arrepentía, digamos que no quiero arriesgarme dándole mi virtud a un hombre que luego se marche como si nada.

Al llegar a la iglesia, tomamos asiento y los presentes comentaban que habĂ­a un nuevo padre, ya que el anterior habĂ­a tenido un infarto y estaba indispuesto.

Teníamos dos domingos sin venir, a esta iglesia debido a que estábamos de viaje y fuimos a una que estaba cerca.

Sentí tristeza y culpabilidad enseguida, el padre José era un viejo muy simpático. Lo que me causaba incomodidad, era el hecho de que el nuevo padre podía ser un viejo amargado, o que al momento de la confesión, me pondría a rezar mil rosarios.

Cuando el monaguillo salió tocando la campanilla y todos nos pusimos de pie. Pude visualizar a nuestro nuevo párroco, quede con la boca como una enorme “O» al verlo. Era muy joven no tendría más de 28 años o eso parecía, con la sotana no podía ver si era delgado o gordo, pero con la cara que se gastaba, me atrevía a decir que su rostro bastaba para considerarlo perfecto.

Tenía los ojos azules, cabello castaño, nariz respingada, labios finos y carnosos.

Su cara parecía tallada por los mismísimos ángeles…

ENLACES PATROCINADOS




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cĂłmo se procesan los datos de tus comentarios.