Matrimonio para uno de Ella Maise

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY Vaya vaya, cómo has crecido de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con la historia de Raquel, una joven periodista a la que le encargan entrevistar al guapísimo actor de moda Manuel Beltrán.

Cuando surge la magia entre dos personas, el √ļnico que manda es el coraz√≥n. Lo que comenz√≥ como una entrevista se convertir√° en un tremendo asedio al coraz√≥n...

DESCARGAR AQU√ć


Matrimonio para uno de Ella Maise

Jack y yo hicimos todo al rev√©s.¬†El d√≠a que me atrajo a su oficina, que tambi√©n fue el primer d√≠a que nos conocimos, me propuso matrimonio.¬†Uno pensar√≠a que un chico que se parece a √©l, un poco fr√≠o tal vez, pero a√ļn llamativo y muy inalcanzable, solo le pedir√≠a al amor de su vida que se casara con √©l, ¬Ņverdad?¬†Pensar√≠as que debe estar locamente enamorado.

No¬†Fue a m√≠ a quien pregunt√≥.¬†Un completo extra√Īo que nunca hab√≠a o√≠do hablar de √©l.¬†Un extra√Īo que hab√≠a sido abandonado por su prometido solo unas semanas antes.¬†Pensar√≠as que me reir√≠a en su cara, lo llamar√≠a loco, y algunos otros nombres, y luego me ir√≠a lo m√°s r√°pido posible.¬†Bueno … hice todas esas cosas excepto la parte de alejarme.

Le tom√≥ solo unos minutos convencerme de un trato comercial … eh, me refiero al matrimonio, y solo unos d√≠as para que nos cas√°ramos oficialmente.¬†El d√≠a m√°s feliz de mi vida.¬†M√°gico.¬†Abre el champ√°n … No.¬†Fue el peor d√≠a.¬†Jack Hawthorne no se parec√≠a en nada a lo que me hab√≠a imaginado.
Lo culp√© por mi error de juicio.¬†Culp√© a sus ojos, los ojos azul oc√©ano que miraban directamente a los m√≠os sin pedir disculpas, y ese ce√Īo fruncido en su rostro no ten√≠a idea de que me fascinar√≠a tanto con el tiempo.

No pasó mucho tiempo después de que dijo que yo era el mayor error de su vida que las cosas empezaron a cambiar. No, todavía no hablaba mucho, pero cualquiera puede juntar algunas palabras. Sus acciones me hablaron más fuerte. Y día tras día mi corazón empezó a tener mente propia.

Un segundo no era nadie. Al siguiente se convirtió en todo.
Un segundo fue inalcanzable. Al siguiente, parecía ser completamente mío.
Un segundo pensé que estábamos enamorados. Al siguiente, no era más que una mentira.

Despu√©s de todo, yo era Rose y √©l era Jack.¬†Estuvimos condenados desde el principio con esos nombres.¬†¬ŅEsperabas algo m√°s?

ENLACES PATROCINADOS




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.