Mi √ļnico jefe novela

Mi √ļnico jefe novela

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversi√≥n. Locura.Vuelve a so√Īar con la nueva novela de la autora nacional m√°s vendida...

DESCARGAR AQU√ć


Mi √ļnico jefe novela pdf

Mi √ļnico jefe novela pdf descargar gratis leer online Joyread

lisa es una experta que idealiza con resultarse en due√Īa, pero la vida la expone ante un acontecimento muy fuerte, que renueva su apotegma de lleno,pero cuando se cree hundida, ese mismo confusi√≥n la lleva tocante al coraz√≥n que siempre reflexion√≥


Capítulo 1

Estaba tan enamorada de Thiago, de su forma de caminar y hablar; su voz dulce y suave. Era un caballero elegante, educado, el hombre que cualquier mujer sue√Īa tener. Inesperadamente lo hab√≠a conocido mientras realizaba una sesi√≥n de fotos a una de mis amigas que trabaja en su agencia de modelaje, ah√≠ supe que aunque era arrogante, daba trabajo a quien lo necesitara, fue solo por esa raz√≥n que se hab√≠a apiadado de m√≠ y aun sabiendo que yo no era una fot√≥grafa profesional, me contrataba cada vez que sal√≠a una oportunidad. Me enamor√© de sus ojos verdes que me miraban a veces con deseo y tristeza, una mirada que me atormentaba cada noche, en la que pensaba en mi situaci√≥n decadente de muchacha trabajadora y esforzada y en su vida de empresario millonario, dos mundos tan desiguales. Yo era una simple mujer de veinticuatro a√Īos, con deseos de encontrar un hombre con quien compartir mi vida desordenada y carente de estabilidad, reci√©n hab√≠a terminado mi carrera de Administraci√≥n de empresas, pero lo √ļnico que me apasionaba era la fotograf√≠a, aunque a como dec√≠a mi madre, eso no daba para vivir, en realidad justo as√≠ era, sin embargo ¬ŅQu√© obligaciones pod√≠a tener? ninguna, solo yo y eso no era tan complicado, con lo de las fotos al menos lograba pagar un par de tacones que me gustaran, comerme un helado o comprar la gasolina para mi peque√Īa moto roja y dar vueltas en la ciudad con la esperanza de ver a Thiago pasearse en su Ferrari , as√≠ de sencilla era mi vida, como lo era yo. √Čl en cambio, era un hombre de treinta a√Īos que ten√≠a una vida completamente estable, una esposa arrogante y esbelta que lo manipulaba con sus escenas de v√≠ctima, para conseguir lo √ļnico que le importaba: El dinero, la agencia de modelaje Siluetas, era una de las m√°s famosas de la ciudad, en Thiago tambi√©n habitaba el ego√≠smo y el orgullo, no s√© por qu√© eso era lo que me ataba √©l y en verdad lo que me lastimaba era saber que estaba casado con una mujer que no lo amaba, de eso me hab√≠a dado cuenta cinco meses atr√°s, cuando asisti√≥ a una de las pasarelas, not√© que lo miraba con desd√©n, el amor se sale por los ojos, dec√≠a mi padre, y ella a quien se lo manifestaba era al dinero, en las fotos que logr√© tomarles, Thiago se ve√≠a descontento, con la tez dura y la risa forzada, pero la de ella m√°s fingida. Pensar en eso me agotaba horriblemente, era junio y la lluvia cubr√≠a de humedad las paredes blancas de mi habitaci√≥n, vi que el reloj ya marcaba las siete de la ma√Īana y no hab√≠a logrado dormir bien, pero deb√≠a asistir a la cl√≠nica Salud femenina, para recibir los resultados de un chequeo m√©dico que me hab√≠a realizado la semana anterior, debido a los continuos dolores en el vientre que estaba padeciendo, me alist√© de prisa y me fui en mi moto, durante el trayecto no hice m√°s que observar alrededor queriendo encontrarme a Thiago, incluso decid√≠ pasar por la avenida donde estaba su agencia, me detuve en las verjas y por el vidrio de la ventana lo vi andar con su imponente arrogancia, sus zapatillas relucientes y su abrigo gris perfectamente combinado con su atuendo, mientras buscaba un libro en la inmensa biblioteca que ocupaba la mitad de su gran oficina, me quit√© el casco para tener una mejor visi√≥n, por mi distracci√≥n cay√≥ al suelo y el sonido hizo que dirigiera sus ojos hacia donde me encontraba, abri√≥ la ventana y me mir√≥ con molestia. – ¬ŅQu√© haces aqu√≠, muchachita? – Dijo arrugando el ce√Īo En ese momento sent√≠ que se me sal√≠a el coraz√≥n, puse los ojos de borrego esperando clemencia, pero mi nerviosismo me inhabilitaba, intent√© acomodar las palabras para responder – Quer√≠a saber si hay trabajo para m√≠ -Contest√© intentando evitar su mirada que me atormentaba, pues √©l no dejaba de mirarme como si fuese un bicho raro. – Cuando haya te llamaremos – Contest√≥ con su voz molesta que me resultaba tierna – Me est√°s interrumpiendo, ahora tengo muchos asuntos que resolver y estoy perdiendo mi tiempo – A√Īadi√≥, mi cara enrojeci√≥ de verg√ľenza no supe qu√© m√°s contestar, mi presencia ah√≠ era inc√≥moda, pero sobre todo que me hubiese descubierto vi√©ndolo anonada y completamente rid√≠cula eso en verdad solo merec√≠a desear que me tragara la tierra. Di la vuelta sin mirarlo, solo escuch√© el golpe de las ventanas mientras las cerraba, luego me di cuenta que hab√≠a gente observ√°ndome, que algunos trabajadores de la compa√Ī√≠a sal√≠an a almorzar y hab√≠an presenciado aquel momento tan pat√©tico, sus risas sard√≥nicas fueron como un viento que me empujaba hasta mi moto, la encend√≠ en seguida y continu√© mi camino, odi√°ndome por haber llegado ah√≠, aunque cada burla hab√≠a valido la pena, pues mis ojos hab√≠an contemplado los suyos y mis o√≠dos su maravillosa voz. No era capaz de soportar sola ese mal rato, as√≠ que fui en busca de mi amiga Laura, ella me acompa√Ī√≥ a la cl√≠nica, durante el camino no hicimos m√°s que burlarnos de lo que me hab√≠a sucedido, de la cara de Thiago y mi ineptitud para espiarlo, me sent√≠ tonta, como una adolescente enamorada. La risa y la imagen de Thiago se me borraron cuando una enfermera se acerc√≥ para entregarme los resultados. – Felicidades; est√° embarazada – Me dijo de golpe como si lo que dec√≠a era algo por lo cual alegrarse – ¬ŅEmbarazada? – Pregunt√© frunciendo el se√Īo – S√≠ – Afirm√≥ sorprendida – Est√° equivocada – Le grit√© – Hace seis meses que no sostengo ninguna relaci√≥n – !No! – Dije llorando mientras me agarraba con furia el cabello -!Esto no me puede estar pasando! Me sent√© en el suelo por la inmensa desesperaci√≥n que sent√≠a, la enfermera solo se atrevi√≥ a mirarme, entonces record√© que el d√≠a de mi cita la cl√≠nica se encontraba abarrotada de pacientes y el doctor con quien hab√≠a acordado mi llegada, no se encontraba, por lo cual me hab√≠a atendido otro. – Es un terrible error – Argument√©, con la voz cortada – Laura me levant√≥ y me dio agua para que intentara calmarme. – Rep√≠tale los ex√°menes – Exigi√≥ Laura Despu√©s de escucharla sent√≠ que me volv√≠a el alma al cuerpo, es solo un error pens√©, solo eso y respir√© profundo, pensando √ļnicamente que un hijo en este momento no era nada grato para la historia que imaginaba en mi cabeza, pues a pesar de todo, en m√≠ no mor√≠an las esperanzas de alg√ļn d√≠a poder enamorar a Thiago. La enfermera me llev√≥ a otra sala y tom√≥ una muestra de sangre para verificar ese resultado, me dijo que esperara dos horas. Yo no me mov√≠ f√≠sicamente de esa sala de espera, pero mi mente solo divag√≥ en mi futuro que ahora parec√≠a incierto. Laura intent√≥ controlarme, pero no pude contener las ganas de llorar, ella sab√≠a que lo √ļnico que me interesaba era convertirme en una mujer que estuviera a la altura de Thiago y un embarazo inesperado arruinar√≠a cualquier especie de plan que tuviera. Finalizado el tiempo, la mujer apareci√≥ de nuevo – Est√° usted embarazada debido a que fue por In vitro – Aclar√≥ – Usted misma vino a hac√©rselo – No- Volv√≠ a gritar mientras agarraba el sobre con el resultado – Vine a hacerme un chequeo general por un dolor abdominal – Le aclar√© – Esto tiene que ser un fatal error – Dije mientras lloraba Exig√≠ que buscaran mi expediente y al revisarlo me di cuenta que en realidad se hab√≠an equivocado debido a una confusi√≥n de hojas, la enfermera asumi√≥ que ese d√≠a debido a los problemas internos que ten√≠a la cl√≠nica ella tropez√≥ con otra enfermera y que todos los expedientes se hab√≠an confundido, por la prisa no se detuvo a revisar y como el doctor era un sustituto tampoco lo supo, lo cual solo generaba la √ļnica verdad, que yo estaba embarazada por In vitro. Sent√≠ que las piernas me temblaban, el coraz√≥n me lat√≠a a mil y mi cabeza ten√≠a un alboroto terrible en donde solo se cruzaba la imagen de Thiago y yo embarazada. Hice todo lo posible para no caer y morirme ah√≠ mismo, no sab√≠a c√≥mo responder ante tal tragedia, mi amiga tampoco, solo me abraz√≥ con fuerzas mientras yo me tocaba la frente sudorosa, la enfermera tambi√©n temblaba de miedo. – Tendr√© que denunciarlos – Dije en voz muy baja -Vamos ahora mismo – Confirm√≥ Laura – Se√Īora, espere – Escuch√© que dijo la enfermera pero segu√≠ mi camino – Al fin de cuentas ya nada pod√≠a hacer El sonido que hac√≠a la moto solo me record√≥ mi tragedia, Laura no dijo nada, ese silencio cubierto de ruido era espantoso, ni siquiera me atrev√≠ a mirar la calle donde estaba la agencia de modelaje, s√© que lloraba y que el viento me cubr√≠a la cara pero no lo sent√≠a, fue como agonizar sabiendo que la muerte ya ha llegado. Pensaba c√≥mo le explicar√≠a eso a mis padres aunque ni siquiera viv√≠an conmigo o simplemente de d√≥nde sacar√≠a fuerzas para volver a ver a Thiago

Leave a Reply

comment-avatar

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.