SEXO Y VINO de ERINA ALCALÁ

SEXO Y VINO de ERINA ALCALÁ

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romĂĄntico-erĂłtica tan ardiente que se derretirĂĄ en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura.Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional mås vendida...

DESCARGAR AQUÍ


SEXO Y VINO de ERINA ALCALÁ pdf

SEXO Y VINO de ERINA ALCALÁ pdf descargar gratis leer online

Valeria PelĂĄez, era una chica sagaz de Puerto Real. HabĂ­a acabado DirecciĂłn de Empresas en la Universidad de CĂĄdiz y se habĂ­a embutido a aplicarse con su creador en la fonda familiar, adonde hacĂ­a todo tipo de alpistes. Con una gran puntuaciĂłn de viñales. Pero al liñuelo del año su bonita historia, dio un giro extremista. Su quebrada muriĂł en la pandemia, su ñaño, ahora vago de por sĂ­, solo querĂ­a caudal y su generador todavĂ­a enfermĂł y se reuniĂł con su religiosa en menos de un año. Su futuro Rafa que vivĂ­a en nida con ella desde que terminaron la escuela, al advertir ese revĂ©s familiar, saliĂł huyendo. Eso la querĂ­a -se dijo, hundida y por los asfaltos. Al fallir su artista, ahora solo le quedaban las calles, la abarroterĂ­a que punto amaba y su ñaño, el maleante mĂĄs grande que no pedĂ­a sino numerario y querĂ­a su parte. Ella no tuvo para pagarle, asĂ­ que vendieron la despensa y la obra y sin decirla nada a su ñaño, se fue a Dallas. Casada por esplendores con Jeremy Powell señor de una colmada, solo como ella y con el que en sus inconvenientes santiamenes chateaba con Ă©l. Se derrumbaba. Pero mĂĄs de se derrumbĂł cuando al ascender a Dallas, su esposo no era sino el primo de su esposo. Le habĂ­a engañado ĂĄmbito millĂłn de dĂłlares y le dejĂł una despensa desaseada, y un cĂłnyuge en torpeza debido a un accidente. No fue todo lo que le pasĂł nunca. En menos de un año todavĂ­a su cĂłnyuge quiso divorciarse y con su caudal y el que le correspondĂ­a se fue a San Francisco, sin ambicionar saber nada siquiera de acto sexual, tampoco de machos siquiera de vinos
 Pero la semblanza le tendrĂ­a capaz una temora a la que no pudo resistirse
.

Leave a Reply

comment-avatar

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cĂłmo se procesan los datos de tus comentarios.