Soltero Milf Al Lado de Kinky Fielding

Soltero Milf Al Lado de Kinky Fielding

A compartir, a compartir! Que me borran los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura.Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUĂŤ


Libros A Descargar Gratis

Soltero Milf Al Lado de Kinky Fielding pdf

Soltero Milf Al Lado de Kinky Fielding pdf descargar gratis leer online

Te vi en el patio el otro día. Tu camiseta, cortando el césped. Realmente eres un buen chico para tu madre. La forma en que la ayudas. Ahora eres un hombre. Todos los músculos. Tan fuerte. Realmente me encendió en verte.
Me hizo preguntarme cĂłmo serĂ­a…

¿A quién no le gusta hablar sucio y qué habla más sucio que un orgasmo?
Un orgasmo requiere atenciĂłn. PregĂşntale a cualquiera. La prostituta en la esquina de la calle. El tipo del bar sonriendo frente a ti. El estruendo de un vagĂłn de tren que te hace moler contra la tela gruesa del asiento.
Con un millón de voces, un orgasmo desata nuestras lenguas, burlando los deseos que en compañía educada estaríamos demasiado avergonzados para revelar. O los que nunca supimos.
Antes de casarnos, mi marido y yo solĂ­amos tener mucho sexo telefĂłnico. Toneladas de cosas.
Usamos palabras para sacarnos el uno al otro; palabras sucias, palabras sucias. Nuestras fantasías acaban de estallar disturbios. Nada de esto «Te amo», o «Te extraño».
No.
Quería oír las maneras más sucias posibles de que me quisiera, y quería saber todas las cosas sucias que quería hacerle a cambio.
Empieza inocentemente. «¿Qué llevas puesto?» La respuesta a la que, «Ese sostén negro y bragas que me compraste a Roma», fue una mentira.
«Medias?»
«Sí, medias», decía yo, jugando a salir de mis corredores con una mano.

Así que si alguna vez has tenido sexo telefónico, conocerás el poder de las palabras; palabras sucias, sucias, a veces desagradables. Palabras de las que, más a menudo que no, rehuirías si ambos estuvieran juntos en la misma habitación.
Pero en una lĂ­nea telefĂłnica, a altas horas de la noche, no hay claridad de pensamiento. No hay filtro de vergĂĽenza.
Pero eso fue hace unos años.
Ahora, tengo un marido que ronca en la suave dicha del sueño post-orgásmico. Un hombre que a veces, cuando mis sueños eróticos rompen mis sueños nocturnos, me voy. El aire frío bañando mi cuerpo desnudo e ir a mi habitación.
Escribo en un ático. Lejos de miradas indiscretas y, a veces, orejas indiscretas.
ÂżQuieres acompañarme…?

Cuéntame lo que quieres: ¿Buscas una historia rápida de POV para superarte? Todas las historias de la serie Cuéntame lo que quieres están diseñadas para ponerte caliente y venir duro y rápido.

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cĂłmo se procesan los datos de tus comentarios.